body-massageLa inducción miofascial, trata la lesión del tejido fascial. Esta lesión puede producirse por golpes, intervenciones quirúrgicas, estrés o posturas inadecuadas, tiene unas características determinadas, suele ser un dolor difícil de ubicar y describir, más intenso por la mañana, se acompaña de fatigas y dificultad para conciliar el sueño y mantenerlo.

En la Clínica J.J. Boscà, el paciente percibe una presión suave de las manos del fisioterapeuta que se mantiene fija durante un determinado tiempo, esperando la respuesta del tejido fascial. En este tratamiento, el paciente es tratado de manera global, prestando atención a toda la estructura, no solo a la zona dolorosa. Este tratamiento se realiza en un ambiente tranquilo con luz muy tenue, contribuyendo a reducir el estado de ansiedad y estrés.
 

Este tipo de terapia es particularmente eficaz en el tratamiento de lesiones tales como lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, fibromialgia, tratamientos postquirúrgidos, cicatrices postquirúrgicas y postraumáticas, disfuciones de la articulación temporo-mandibular, tendinitis, fascitis, síndrome del latigazo cervical y problemas de somatización emocional, además, consigue eliminar el dolor y mejorar la calidad del movimiento.

CASO REAL: TERAPIA MIOFASCIAL EN EL SÍNDROME DE LATIGAZO CERVICAL