punción seca clinica jj boscaLa punción seca es una técnica  actual, muy efectiva en el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los llamados puntos gatillo miofasciales (PGM)  y está en auge gracias a sus rápidos resultados, efectos duraderos, pero sobre todo por los espectaculares resultados en deportistas de élite.

La técnica en si consiste en localizar la zona de dolor del paciente, ya sea referido o en ocasiones local, obtener el origen del dolor, que normalmente en estos casos pertenece a una banda fibrótica muscular (contractura de unas fibras del músculo). En ese momento, mediante una cánula que nos sirve de guía, insertamos la aguja con un gesto rápido e indoloro, hasta llegar al punto gatillo miofascial que buscamos. Una vez ahí, vamos a realizar varias punciones sobre la fibra en varias direcciones buscando relajar el músculo en todo su volumen y superficie afectada, todo esto de manera rápida y con el mínimo dolor posible. El paciente notará la disminución inmediata del dolor y una relajación muscular refleja que aumentará su elasticidad muscular.

Es una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de las deficiencias (dolor, limitación de la movilidad,…) relacionadas con problemas musculares. Aunque no es una técnica definitiva ni única para solucionar estos problemas, sino que debe ser incorporada dentro del tratamiento de terapia manual para obtener los mejores resultados, solucionando el problema de raíz.

En la Clínica J.J. Boscà llevamos años incluyendo la punción seca dentro de nuestros tratamientos de terapia manual valorando y objetivando los buenos  resultados que nos da este trabajo combinado con osteopatía, terapia miofascial, RPG… ya que es una herramienta que, pese a ser rechazada en muchas ocasiones porque a nadie le gusta que le metan una aguja, el paciente repite con gusto cuando observa que al cabo de 2 ó 3 días el dolor y la limitación disminuye significativamente.

CASO REAL: Punción seca aplicada a lesiones en el fútbol