192015feb
TERAPIA MIOFASCIAL EN EL SÍNDROME DE LATIGAZO CERVICAL

TERAPIA MIOFASCIAL EN EL SÍNDROME DE LATIGAZO CERVICAL

I.- JUSTIFICACIÓN.

El Síndrome de latigazo cervical constituye la lesión más frecuente en los accidentes de tráfico (El 24,7% del total de traumatismos, según un último estudio de la D.G.T.).

The Quebec Task Force (QTF) lo definió, en 1995, como: “Mecanismo de aceleración y deceleración de energía transferida al cuello, que puede resultar de un accidente de tráfico por un impacto posterior o lateral…”. La región cervical experimenta movimientos de hiperextensión, primero, e hiperflexión, después; afectándose, principalmente, sus tejidos óseos y partes blandas.

Su clínica incluye un sinfín de signos y síntomas: cervicalgia, cefalea, acúfenos,  parestesias, ansiedad, trastornos visuales, luxaciones, fracturas…; resultando muy controvertidos, en ocasiones, su diagnóstico y tratamiento.  Según el tipo y gravedad de éstos, la QTF clasificó el síndrome de latigazo cervical en: grado 0, grado I, grado IIA, grado IIB, grado III y grado IV, en orden creciente de gravedad de la clínica (1); no considerándose necesaria la Fisioterapia en el grado más leve.

Muchos son los estudios que se han llevado a cabo sobre este síndrome.  Crouch y colaboradores concluyen que, más del 50% de personas no se recuperan completamente a pesar del tratamiento y, que más del 30% quedan con una discapacidad permanente de moderada a severa (2).  F.J. Juan García, en su análisis, establece en 20-25 sesiones la media de sesiones de tratamiento necesarias para la resolución o estabilización de la lesión (3).  Otro estudio español, realizado por 22 médicos forenses de 15 partidos judiciales, estima en 79,2 los días necesarios para el alta de tratamiento (4).

Pero, sin cuestionar los resultados de estos estudios, ¿eran resultado de un tratamiento no del todo adecuado? ¿Sería posible reducir el número de sesiones necesarias y el tiempo de resolución con otro tipo de terapia? ¿Sería posible conseguir que no quedaran secuelas?  ¿Podíamos conseguirlo con técnicas de Inducción Miofascial y su abordaje holístico del ser humano?

II.-  CASO CLÍNICO

PRIMERA SESIÓN: 6 DE NOVIEMBRE DE 2014.

ANMNESIS.

Mujer de 28 años que acude a nuestro centro, tras sufrir accidente de tráfico con impacto lateral de su vehículo, que se ve golpeado repetidamente contra el quitamiedos. Sin pérdida de conciencia, es llevada a Urgencias, donde tras estudio radiológico cervical y torácico y exploración neurológica, se establece el diagnóstico de SÍNDROME DE LATIGAZO CERVICAL.   Su médico de cabecera le prescribe  dexketoprofeno y diazepan (que ha decido no tomar), le retira el collarín a las 72 horas y le aconseja tratamiento fisioterápico, acudiendo a nosotros.

No refiere antecedentes patológicos, intervenciones quirúrgicas o alergias.  Sin medicación habitual.

El dolor está localizado región cervical-dorsal, sin irradiación a miembros superiores.  Las cefaleas son esporádicas; sin embargo, la sensación de mareo aparece siempre que movimientos de flexo-extensión en bipedestación.

EVALUACIÓN AL INICIAR LA SESIÓN.

En bipedestación se observa tendencia a la protusión de la cabeza y al enrollamiento anterior de los hombros, así como a la anteversión de la pelvis ( aumento de la curvatura lumbar).  Resto de valoración postural sin hallazgos a destacar.Espasmo muscular en suboccipital, trapecios, angulares, ECOM, esplenios y romboides, con limitación de los movimientos en los siguientes arcos: flexión (70º), extensión (90º), lateroflexión derecha (45º), inclinación izquierda ( 50º), rotación derecha (40º) y rotación izquierda (35º).  Topes articulares dolorosos, sobre todo a la flexión.

Movilidad completa e indolora en MMSS.  Sensibilidad y reflejos conservados. Test de Wallenberg negativo.

Colapso del ritmo cráneo-sacro (RCS) en EIAS y arcos costales.  Disminuido y con resistencia en hombro izquierdo.  Sin alteraciones del RCS a nivel craneal.

TRATAMIENTO.

Se decide la aplicación de las siguientes técnicas:

  •  Inducción del diafragma ( deslizamiento transverso). (Enrollamiento de hombros)
  • Técnicas sobre músculos afectados: elongación oblicua de la fascia cervical (trapecio superior y angular), inducción miofascial del ECOM y deslizamiento longitudinal en músculos paravertebrales cervicales ( elongación posterior de la fascia cervical).
  • Planos transversos en diafragmas pélvico, torácico y clavicular.
  •  Técnica sobre espacio suboccipital: distribuidor óseo primario.
  • Balanceo de la duramadre en decúbito lateral.

REEVALUACIÓN AL FINAL DE LA SESIÓN.

Al finalizar cada uno de los planos transversos, se reevalúa el RCS, que vuelve a ser aparecer donde estaba colapsado: EIAS y arcos costales y a ser simétrico en los hombros.

Al terminar la sesión, se aprecia una disminución importante del tono muscular cervical

SEGUNDA SESIÓN: 11 DE NOVIEMBRE DE 2014.

EVALUACIÓN AL INICIO DE LA SESIÓN.

La paciente refiere reducción de la sintomatología dolorosa durante el día, aunque todavía es intensa en las últimas horas.

A la palpación se aprecia la disminución de la hipertonía en lado izquierdo, siendo todavía bastante evidente en trapecio superior, angular ( sin punto gatillo activo)  y ECOM derechos .  También se aprecia ligera retracción pectoral derecha, con tendencia a la elevación y anteposición del hombro homolateral.

Los movimientos de flexión, lateroflexión derecha y rotación izquierda continúan limitados y dolorosos en su recorrido.

Se aprecia colapso del RCS en hombro y hemicráneo derechos.  Simétrico y de gran amplitud para la flexo-extensión en el resto del cuerpo.

TRATAMIENTO.

En esta segunda sesión, se decide aplicar las siguientes técnicas de inducción miofascial:

  • Técnicas para trapecios y angulares ( elongación oblicua de la fascia cervical).
  • Inducción suboccipital.
  • Descompresión del sacro.
  • Planos transverso en diafragma y región pectoral.  (Tras ésta, el RCS en hombro derecho se inicia pero continúa con escasa amplitud para la flexo-extensión).
  • Distribuidor superficial en pliegue pectoral. ( Tras ésta se recupera la amplitud del RCS en el hombro derecho).
  • Técnica de compresión-descompresión en esfenoides ( distribuidor óseo primario).

REEVALUACIÓN AL FINAL DE LA SESIÓN.

Al finalizar la sesión, se aprecia una disminución del tono de los músculos cervicales hipertónicos.  Además, la nueva valoración del RCS permite comprobar que se ha recuperadola amplitud y la simetría en ambos hemicuerpos.

TERCERA SESIÓN: 13 DE NOVIEMBRE DE 2014.

EVALUACIÓN AL INICIO DE LA SESIÓN.

Antes de iniciar la sesión, la paciente nos comenta que se ha incorporado, aunque con limitaciones a su actividad laboral (es monitora de actividades deportiva en polideportivo).  Nos comenta que desde la última sesión,  ha sufrido episodios de cefaleas y mareos, asociados a un aumento de tensión muscular cervical posterior en las últimas horas del día.

Se aprecia hipertonía en trapecio y ECOM izquierdos y en angular derecho, así como en musculatura suboccipital (protusión de la cabeza).  La flexión continúa siendo el movimiento más limitado y doloroso.

En bipedestación, se aprecia aumento del cuadrado del talle del lado derecho.  En el test ortostático se observa asimetría en la altura de las espinas de los omóplatos  (derecha más baja) y en la de ambas crestas iliacas (derecha más alta): LÍNEA OBLICUA.

El test  de Gillet nos va una LÍNEA OBLICUA IZQUIERDA-DERECHA. Los test para el lift del hígado y las manos cruzadas en colon sigmoideo reducen el dolor y aumentan el recorrido para la flexión cervical.  La presión sobre el punto cístico y el sigmoides, colapsan el RCS ( testado a nivel craneal).

TRATAMIENTO.

Dados los anteriores hallazgos, se decide realizar:

  • Elongación oblicua de la fascia cervical para trapecios y angulares, inducción del ECOM, inducción suboccipital y deslizamiento transverso de la músculos paravertebrales (con el objetivo de reducir, previamente, el tono muscular).
  • Plano transverso en esfínter de Oddi, lift del hígado y manos cruzadas en el sigmoides.

REEVALUACIÓN AL FINAL DE LA SESIÓN.

En bipedestación, se realiza, de nuevo los test ortostático y de Gillet, comprobándose que se ha producido la corrección.  Además, se aprecia una reducción del espasmo muscular cervical posterior, aumentando el recorrido articular para la flexión, que resulta menos dolorosa.

CUARTA SESIÓN:    18 DE NOVIEMBRE DE 2014.

EVALUACIÓN AL INICIO DE LA SESIÓN.

Reducción subjetiva de la sensación dolorosa por parte de la paciente.
La exploración de la región cervical y dorsal alta, muestra reducción significativa de la tensión muscular en trapecios, ECOM, angulares y paravertebrales, con lo que se aprecia una reducción significativa de la resistencia a los movimientos pasivos de flexión, lateroflexiones y rotaciones. Persiste el espasmo en suboccipitales, lo que le limita la retroposición activa de la cabeza.

El movimiento más limitado es la extensión, con tope articular doloroso.

Se aprecia resitencia del sacro a ir a la flexión.

La valoración en bipedestación muestra una tendencia a la inclinación del tronco a la izquierda.  El test ortostático muestra simetría entre ambos ángulos de los omóplatos (derecho alto-izquierdo bajo) y entre ambas crestas iliacas ( derecha alta-izquierda baja), lo que nos lleva a una LÍNEA HOMOLATERAL.  El test de Gillet da como resultado: LÍNEA HOMOLATERAL IZQUIERDA.

De los test realizados, los que más disminuyen el dolor y aumentan la extensión son: la presión sobre región del sigmoides (+++) y el test en el ángulo cólico izquierdo (++).  La presión sobre el punto del sigmoides colapsa el RCS ( testada a nivel craneal).

TRATAMIENTO.

Tras la exploración se decide el siguiente tratamiento:

  • Descompresión del sacro.
  • Técnica de inducción suboccipital.
  • Plano transverso sobre esfínter de Oddi.
  • Técnicas sobre ángulo cólico derecho y plano transverso sobre sigmoides.
  • Balanceo de la duramadre.

REEVALUACIÓN AL FINAL DE LA SESIÓN.

Realizado de nuevo los test ortostático y de Gillet, se aprecia corrección de las asimetrías y una mejora de la alineación corporal tanto antero-posterior como lateralmente.  El RCS vuelve a apreciarse, a nivel craneal, al presión el punto sigmoideo.

La extensión cervical resulta menos dolorosa y amplia en recorrido articular.

QUINTA SESIÓN: 25 DE NOVIEMBRE DE 2014

EVALUACIÓN AL INICIO DE LA SESIÓN.

La paciente ya se ha incorporado a la rutina habitual de clases de aeróbic, step,… aunque con episodios de mareos al realizar movimientos que implican cambios de dirección rápidos ( giros,…) .  Estos episodios no se dan en las actividades de la vida diaria.  El dolor en región cervical y dorsal alta se ha reducido desde la última sesión.

Se realiza test de Basanni, que descarta el mareo de origen vesticular.

En bipedestación se observa correcta alineación corporal en sentido antero-posterior, aunque persiste una ligera tendencia a la protusión de la cabeza.

La palpación de la musculatura muestra la reducción de la hipertonicidad muscular, sin espasmo reflejo defensivo en los movimientos cervicales.  Esta disminución del tono patológico ha permitido, además, un aumento ( con respecto a la primera valoración) del recorrido articular para: la flexión (+15º); la extensión (+20º); lateroflexiones derecha (+5º) e izquierda (+20º); y  rotaciones derecha (+50º) e izquierda (50º).

No colapso ni asimetría en el RCS en ningún punto.

TRATAMIENTO.

Tras dicha valoración, se decide aplicar:En esta segunda sesión, se decide aplicar las siguientes técnicas de inducción miofascial:

  • Plano transverso a nivel del hioides.
  • Elongación oblicua para la fascia cervical ( trapecios y angulares).
  • Inducción del ECOM.
  • Distribuidor óseo primario: suboccipital.
  • Balanceo de la duramadre.

REEVALUACIÓN.

La reevaluación muestra una disminución de la tensión muscular cervical.  Dada las características de la paciente (buena comprensión y actividad laboral) se le enseña bombeo dinámico en supino para conseguir, la autocorrección postural ( especialmente de la tendencia a la protusión de la cabeza.

Se le citó en 10 días.

III.- CONCLUSIÓN

En la sesión que se le realiza 10 días después de la última descrita, se le pregunta a la paciente cómo valoraría, del 1 al 10, la mejoría experimentada tras las 5 sesiones realizadas.  Su puntuación fue de 7.

La paciente refiere haberse incorporado, sin limitaciones, a su rutina de trabajo.  Sólo ha tenido alguna crisis puntual de mareo al realizar la flexión cervical.  Antes de iniciar el tratamiento, se encontraba preocupada porque no sabía si podría incorporarse a su trabajo.  Tras las 5 sesiones, y en un periodo de sólo 28 días desde el inicio de tratamiento, ha conseguido incorporarse a su trabajo (es monitora de actividades deportivas en polideportivo municipal), por lo que se encuentra satisfecha.

Se ha pautado una nueva sesión en 3 semanas.

Con un solo caso clínico, no se debe extraer conclusión alguna. Pero: ¿podrían conseguirse similares resultados en otros pacientes?

 LAURA GRAU ÁBALOSlatigazo-cervical
Fisioterapeuta, Enfermera y Especialista en Terapia Miofascial.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Fernández de las Peñas, César; Palomeque del Cerro, Luís; Fernández Carnero, J.  Manual treatment of post-whiplash injury.  Journal of Bodywork & Movement Therapies.  2005.

2.- Crouch R, Whitewick R, Clancy M, Whight P, Thomas P.  Whiplash associated disorder: Incidence and natural history over the first month for patients presenting to a UK emergency department.  Emergency medicine journal: EMJ. 2006; 23 (2):114-8.

3.- F.J. Juan García-  Síndrome asociado a latigazo cervical.  Revista Clínica Española. 2004. 204:326-3. Vol. 204. Núm. 6.

4.- E. Dorado Fernández, C.Vega Vega, E. Santiago Romero, F. Rodes Lloret, MS Gómez Alcalde, C. Donat Laporta.  Valoración médico forense del esguince cervical.  Cuaderno médico forense, 4.41.  Sevilla.  Julio 2005.